LA INDIFERENCIA DE NUESTRAS AUTORIDADES (Alienación Parental)

 

FOTO OFIC ANA MARIA

“La indiferencia es el apoyo silencioso

a favor de la injusticia”.

Anónimo

Es alarmante el aumento de los casos de sustracción de menores en nuestro Estado y la grave indiferencia e insensibilidad de nuestras autoridades hacia los niños, las víctimas principales de los divorcios y separaciones conflictivas de los padres.

Pequeños que sufren, sin poder razonar y entender el proceder de uno de sus progenitores, que violenta todos sus derechos, provocando en ellos graves problemas psicológicos por la Alienación Parental o Síndrome de Alienación Parental (SAP).

¿Qué es la Alienación Parental o SAP?

Según los psicólogos y psiquiatras, es una forma de maltrato infantil.

Algo que a estos expertos les llama poderosamente la atención es el odio que son capaces los padres de sentir el uno por el otro, pues las conductas de desprecio, en muchas ocasiones inimaginables, se pueden ver en los divorcios y separaciones.

Pero el problema se agrava cuando hay hijos de por medio. Ellos pueden sufrir más que nadie esta situación dolorosa, especialmente cuando uno de los padres los utilizan para hacer daño al otro, lo que es conocido como Síndrome de Alienación Parental.

Este es un conjunto de síntomas que son consecuencia del uso de diferentes estrategias, por parte de un progenitor, en las que ejerce influencia en el pensamiento de los hijos, con la intención de destruir la relación con el otro progenitor.

Ejemplos: “Tu mamá no te quiere, nunca te llama, no viene a visitarte, ya tiene otra familia”, o, en casos extremos, les dicen “se murió.”

¿Cómo actúan los padres alienadores?

Menosprecian, insultan o desvalorizan al otro progenitor; cuentan al menor las causas del divorcio y culpan al otro de esto, para que el niño no empatice con él o ella; no permiten que el niño conviva con la madre o el padre; incluyen al entorno familiar y de amigos en los ataques al otro progenitor.

Influyen en los niños con mentiras, para que tengan miedo de convivir con el otro progenitor; subestiman o ridiculizan a los niños hacia el otro progenitor; gratifican y refuerzan los comportamientos despectivos y de rechazo por parte del niño hacia el otro progenitor.

Utilizan a sus hijos en el ámbito judicial, como arma contra el otro y los inducen a tener pensamientos negativos en contra del otro.

El sufrimiento que puede causar en los menores es devastador, porque el daño psicológico y emocional puede afectarlos para el resto de sus vidas, ya que los hijos suelen querer a ambos progenitores y los que sufren el SAP viven un auténtico conflicto de lealtades, provocando trastornos de ansiedad; trastornos en el sueño y la alimentación; conducta agresiva; conducta de evitación; dependencia emocional (miedo a ser abandonados por el progenitor con el que conviven); dificultades en la expresión y comprensión de las emociones, y en casos graves, llegar hasta al suicidio.

Son tantas las mujeres que me llaman para ayudarlas a recuperar a sus hijos, muchas de ellas llevan años, que mi pregunta es: ¿Dónde están Derechos Humanos, PRODEMEFA, jueces de lo familiar e instituciones que tienen la obligación de velar por el interés superior de los menores?

¿Es tanta la indiferencia e insensibilidad que no tienen la capacidad o el interés de salvaguardar a nuestros pequeños, que son el futuro de nuestro Estado? Pues, ¡Renuncien! Y si no quieren hacerlo, ¡Capacítense!, para evitar que nuestros pequeños sigan sufriendo un verdadero calvario a manos de los padres alienadores.

Estamos creando una sociedad en la que muchos de nuestros jóvenes están desequilibrados emocionalmente, son alcohólicos, drogadictos, agresivos, suicidas, gracias a su negligencia y corrupción, que les permite venderse al mayor postor, sin tomar en cuenta la indefensión en la que dejan a un menor, que tiene todo el derecho de convivir con su padre y madre.

Les están robando la bella etapa de la infancia, masacrando sus mentes, destruyendo sus sueños, aniquilando su futuro.

¡No se puede permitir esta clase de atrocidades! Cuando un menor es sustraído del hogar, la justicia debe ser expedita (inmediata) y dar cárcel a los secuestradores (padres) del niño.

No deben existir excusas, ni papeleos, ni burocracia, ni impunidad que impidan rescatar a un menor y castigar al padre o madre alienador.

La Suprema Corte de la Nación ya justificó modificar la guarda y custodia de los hijos, cuando uno de los padres impida que convivan con el otro.

Esto es un avance, pero no estamos de acuerdo en la parte que dice que el cambio hay que hacerlo gradual, por el bien del menor.

En Europa y, muchos países del mundo, cuando un juez ordena a un padre o madre que ha sustraído a un menor del hogar familiar presentarlos ante él, si no cumple, sea quien sea, giran de inmediato orden de aprehensión.

Eso es lo que deben de hacer nuestras autoridades, antes que nada, evitar que un menor no pueda convivir con los padres, en lugar de hacerlos esperar más tiempo, por haber permitido que uno de ellos lo sustraiga y sufra de Alienación Parental.

Nuestros niños se merecen autoridades justas, honestas, incorruptibles, íntegras, que, como padres que son y creo, aman a sus hijos, impidan que sufran toda clase de abusos psicológicos y emocionales.

Ellos son nuestros tesoros y hay que cuidarlos y protegerlos. Por lo que la justicia, como dije al principio, en estos casos debe ser inmediata.

Para evitar que los padres sufran por años la ausencia de sus hijos, causándoles también un grave daño psicológico, emocional y económico, terminemos con el dicho popular: “Poderoso caballero es don dinero”. En pocas palabras: “¡No queremos autoridades corruptas e indiferentes!

COMUNICADO

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s