EVITA EL AMOR MATEMÁTICO

 

 

Por Luis Chay Chuil

 

He sacado mi sillón todo destartalado al jardín bien cuidado y con la mejor flora de mi casa (se vale soñar…) y con la frescura del rocío matinal del limonero se me ocurren algunas actitudes que socavan una relación.

Las rupturas de pareja tienen su raíz principal en la falta de una auténtica comunicación; se origina antes del matrimonio, lo cual es una verdadera paradoja en el mundo actual. Ahora se cuenta con dispositivos electrónicos sofisticados para comunicarse, pero a la vez limitan la comunicación abierta y profunda, cara a cara.

1.- La inseguridad lleva a cualquiera de las dos partes a probar que puede ganar, a sentirse un conquistador y por ende lleva a concebir la comunicación como una batalla. El inseguro siempre está con una actitud de rivalidad, establece jerarquías nuevas y artificiales para juzgar y recriminar. Actuar de esa forma es la flama latente de un inminente conflicto.

2.- El miedo, cualquier que sea, bloquea la comunicación. Si la comunicación amorosa es una conducta que tiende a la unión, el miedo aleja. Hasta ahora aún hay casos en los que la esposa siente miedo de la pareja, y para no contrariarla soporta y se guarda muchos conflictos. Lamentablemente el machismo hace al hombre considerar que el hecho de que su esposa le tema hace que él se sienta más dueño de ella. Esto no es amor… ¡póngale nombre!

3.- “Malditos celos”, dirían en broma algunos. Este tipo de comportamiento no es un problema vinculado sólo a las relaciones y a la sexualidad, va más allá, lleva a una comparación. Esto convierte el diálogo espontáneo en cálculo: se dice algo para que el cónyuge entienda otra cosa.

El cálculo no es sincero, hace caer en la manipulación. Si se vive en la comparación, la persona celosa desconfía de todo y de todos, y es difícil que se logre llegar a un autocontrol, porque para eso es necesario que se dé cuenta de su inseguridad.

En la comunicación, los celos causan frialdad, indiferencia y susceptibilidad, actitudes que tarde o temprano llevan al fracaso de la relación.

4.- La manipulación es una estrategia que, incluso con el uso consciente de ella, hace comportarse de manera distinta de lo que la persona es para conseguir lo que se desea del otro. Los hombres en general manipulan a través del dinero, poder, etc., las mujeres lo hacen a través de estados de ánimo y emociones.

5.- La desconfianza ocasiona problemas de comunicación, porque con esta actitud el tener confianza implica estar siempre con un pie atrás, no abrirse completamente. Cuando uno de los cónyuges cuenta en público algo que ha pedido que sea secreto de los dos, eso socaba la confianza.

Otra cosa es que la pareja aprenda a relacionarse con una desconfianza propiciada porque alguno sea introvertido. Una relación sincera debe excluir el amor matemático, estadístico, de un “te doy para que me des”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s