PO`TS DEBATE (Raúl R. Dzul Paredes)

FOTO OFIC DE RAUL DZUL

Que podemos decir del debate que no inicie externando un sentimiento de molestia porque preferí ver el debate y no a mis pumas que jugaron con el américa a la misma hora. Me molesta más, porque nadie me quita de la cabeza que la goliza recibida por mis pumas fue a causa de que no contaron con mi buena suerte, de la que  siempre gozan solo si y solo si mire el partido. No pudo ser por mi maldita disciplina profesional de auto obligarme a ver tal debate.

Vaya manera de adoquinarnos. Un formato más lento que un artrítico en fase terminal. Incluso preguntas  mal redactadas.

Muy bien pudieron haber fusilado tal cual el debate presidencial y conducirlo a buen puerto. Pero quisieron inventar el hilo negro y les salió más pinto que Mead. En fin… El deber induce a rescatar lo que sea así fuera mínimo.

La primera cosa que se suele preguntar luego de un debate es ¿quién lo ganó? Sin embargo en este caso parecería una ociosidad tratar de definir un ganador, por la sencilla razón que no hay argumentos para pensar que los porcentajes de intención del voto se muevan en favor de algunos de los punteros, señaladamente Vila y Sahuí. Es posible que Zavala, candidato del PRD, incremente su acumulado, bastante exiguo por cierto. Claro gracias a su correcto  y coherente desempeño, producto evidente de su trayectoria académica.

La ausencia de propuestas específicas, en cuanto se los pidieron, brillaron por su ausencia. Tomemos el ejemplo de la solicitud de dos políticas públicas para abordar los derechos humanos y grupos vulnerables.

Ni modo que no registraran por nuestras calles, desafiando el peligroso tránsito, la cantidad de ancianos, niños, mujeres, jóvenes, disfrazados de payasos o contorsionistas solicitando unos pesítos. Súmenle los limpiaparabrisas y los discapacitados ¿tan difícil les es imaginar una política pública para ellos? ¿Será normal un contexto como éste?

¿Y de la madres solteras que trabajan?

No sabemos, pero cuando nos hablan de hacer casas sospechamos que están pensando en el moche y no en las personas. Dirán que somos mal pensados, pero díganme sino tenemos razón con la exhibida a Vila, con todo y su presunción de concursar el 98 por ciento de las obras del ayuntamiento de Mérida, encontró la manera de auto adjudicarse obras, “aceptando” empresas con nulo historial y mínimos requisitos en concursos “públicos”. Lo que era vox populi entre los constructores.

Puede engañar a muchos, pero no a todos, con sus certificaciones, porque igual muchos sabemos que esas certificaciones a petición son pagadas y se limitan a verificar documentos y casi nunca o nunca van más allá, bajo el supuesto que son datos confidenciales.

Tampoco Sahuí salió tan bien librado ante la acusación de poseer poderoso rancho. Retó a que verifiquen mejor los datos. Igual no ofreció aclararlo. No parece haber político o ex político que se aguante las ganas de poseer un rancho y no sabemos si es un signo indispensable de estatus y poder.

Al candidato Huacho no le fue bien con sus propuestas y a leguas  se nota que necesita trabajar más en ellas. No creemos que su desempeño le vaya aportar mayores simpatías y apoyos. Es la cuenta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s