DEBATE DE CUATRO CONTRA UNO ¿MALA ESTRATEGIA? (Por: Raúl R. Dzul Paredes)

FOTO OFIC DE RAUL DZUL

La primera hora del primer debate presidencial, y como era de esperarse fue de un intenso ataque al puntero de la contienda electoral. AMLO con todo y que lo hubiera previsto se notaba incómodo. No sabemos si porque luchaba por apegarse a una estrategia preconcebida, ya que de contestar cada uno de los cuestionamientos de sus oponentes, el tiempo que le asignaron por igual a cada uno de los participantes, se le hubiera agotado sin que hubiera podido hablar de su propuesta (reiterada ciertamente a lo largo de su campaña). De hecho apenas tuvo tiempo de lanzar algunos golpes. Un estilo que sabemos le va mejor. La pasaba mal el tabasqueño.

Sin embargo, en la segunda parte, para nuestra sorpresa, quizá sorprendidos de la poca respuesta de AMLO, sus principales oponentes, Anaya y Mead,  y acaso deseosos de pelear, se tiraron par de buenos golpes: Uno  le pregunto qué opinaba de  Peña Nieto, sin obtener respuesta y el otro le asestó que Borge el ex gobernador de Quintana Roo estaba en la cárcel por lavado de dinero y que él, igual de criminal, estaba ahí parado como candidato. Ambos salieron lastimados pero sellaron el resultado del debate: Anaya le gana a Mead y lo que pierda éste ira a parar a la bolsa del primero.

El llamado Bronco posiblemente gane algunos puntos, pese,  o a lo mejor gracias, a su descabellada propuesta de cortarle la mano literalmente a los corruptos. Sólo imagínense la cantidad de mochos conque nos toparíamos a diario. La bronca del Bronco es que no tiene propuesta, según admitió, y que en todo caso una vez escuchada a la sociedad en su campaña se avocaría a contratar expertos que resolvieran los problemas. Mayor frivolidad no habíamos visto nunca.

Margarita puede que coseche algunos votos, porque a cierto sector de los mexicanos por pena se ubican del lado débil. Parecía una estudiante de prepa compitiendo en un certamen de oratoria. La losa que supone la pésima gestión de su marido es demasiado para el poco músculo político de Doña Margarita.

Arañado y todo López Obrador difícilmente cederá puntos a sus adversarios.

 En nuestra opinión, los moderadores estuvieron bien y administraron el pobre formato, que no es culpa suya.

Nos hubiera gustado ver un mejor contraste de las propuestas, pero ni la cantidad de candidatos ni la cantidad de temas se prestaban para ello.

Por último, el cuatro contra uno, no resultó buena estrategia si se trataba de bajarle muchos puntos al que lidera las encuestas. Antes le justificó todo a un candidato que sólo quiere administrar su ventaja en el marcador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s