POEMA A LA LLUVIA (Por: José Salatiel Tec Pool)

FOTO OFIC SALATIEL

La lluvia vino del poniente.

De este

a oeste

desplegó

su abanico remojado.

Tiró sus clavos frescos

sobre el mundo

y entonces

calló todo.

La tierra

huele ahora a pan recién horneado.

Llegó del cielo

cantadora,

total,

dominadora,

como algo remoto

que estallara de pronto

en golpes de ola luminosa.

Algo así

como un beso,

como una hamaca mojada,

como una guitarra de vidrio.

En las ventanas

y en la tierra se deshizo

marcando con agua

los caminos.

Se repartió

sobre las piedras

hasta que solo quedó

un recuerdo líquido en la tierra.

Mañana

con el sol

volverá la lluvia al cielo

con sus hilos invisibles,

tejerá de nueva cuenta

sus redes cristalinas,

su cuerpo de rehilete,

su libertad marina.

Mientras tanto

anclado en la ventana,

extiendo las manos

hacia una pequeña nube

oscura

que se acerca

a mi cabeza.

Ansío  recibir

un pétalo de agua,

una pluma quebradiza

que me indique,

que es el tiempo

de soltar las amarras

de un pequeño barco oscuro

anclado en la ventana,

en donde viajen

sin reserva todos los dolores.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s