GERALDINE

FOTO OFIC RAÚL CUADRO

Por: Raúl R. Dzul Paredes.

El milagro de la multiplicación de los panes, realizado por el Maestro, me llamó la atención desde la primera vez que lo leí. Trataba de imaginar cómo se fue dando el incremento. Me preguntaba si a fin de cuentas quienes repartían los alimentos a la multitud metían la mano en los cestos y por más que lo hicieran vez tras vez, sencillamente nunca se agotaban.

Definitivamente ninguna imagen que mi mente creaba terminaba por explicarme el misterio. Ni pude ni puedo imaginar a qué sabía ese pan no hecho a mano, ¿o sí?, ¿alguna levadura mágica?

Entiendo que muchos duden de la certeza del milagro. Igual comprendo que quienes asumen la literalidad del portentoso suceso,  antes que nada deberán poseer alguna porción de fe.

Pero sucede que el milagro se repite una y otra vez. Una y otra vez se presenta y no por eso el misterio se devela. Ayer por la noche, se presentó ante mí Geraldine, mi segunda nieta, hija de mi nuera Julia y de mi hijo Gerardo.

Uno ama a su primera nieta y siente que no se puede amar más. Pero uno igual se equivoca. Mira a su segunda nieta y siente cómo su amor se multiplica. No lo piensa. No mete la mano incierta o esperanzada de encontrar más. Sabe que el milagro se repitió hoy  y como hace miles de años se reitera en la vida de las personas.

De pronto un misterio deja de serlo. El sabor de aquel pan lo tengo en los labios. Huele bien. Sabe bien. Tiene un nombre y se parece a mi nueva nieta: GERALDINE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s