¿SOMOS LO QUE COMEMOS?

 

FOTO OFICIAL DE MARITZA

 Por:Maritza Mosqueda Metelin*.

¿Alguna vez has escuchado la frase “los alimentos deben ser nuestra mejor medicina”? Hipócrates, el autor de esta frase, sabía perfectamente la relación que existía entre la salud y la alimentación, ya que a través de ésta, nuestro cuerpo obtiene los elementos necesarios para llevar a cabo todas las funciones requeridas para su bienestar.

El cuerpo humano es tan maravilloso que tiene una perfecta sincronización y trabaja las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Es por eso que la nutrición debe tener un papel protagónico en nuestras vidas.

Pero así como toda máquina que se le incorpore alguna sustancia en mayor o menor cantidad de la requerida disminuye su rendimiento, así es el cuerpo humano al proporcionarle (en exceso o deficiencia) sustancias que no son necesarias para su buen funcionamiento; de ahí es que derivan las enfermedades.

En México, el 72.5% de la población mayor de 20 años tiene sobrepeso u obesidad, es decir, ¡siete de cada 10 mexicanos! Esta cifra es realmente alarmante pero se vuelve más preocupante cuando giramos nuestro lente hacia los niños y las niñas en edad escolar donde uno de cada tres padecen estos mismos problemas. Tristemente, con estas cifras nos hemos posicionado en el primer lugar a nivel mundial en obesidad infantil.

¿Y por qué el sobrepeso y la obesidad tienen que ser tan alarmantes si sólo es cuestión de estética? El exceso de grasa corporal va mucho más allá de eso ya que, a largo plazo, propicia la aparición de enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, altos niveles de colesterol, insuficiencia renal y algunos tipos de cáncer, entre otras.

Seguramente has escuchado, de manera cada vez más frecuente, que personas a nuestro alrededor son diagnosticados con diversas enfermedades como las mencionadas anteriormente. Las causas de éstos son multifactoriales, pero sí queda muy en claro que uno de las más importantes es la alimentación.

Los cambios en los componentes de la alimentación mexicana han dado lugar a la sustitución de alimentos básicos en la dieta de los mexicanos como los cereales de granos enteros, las leguminosas, frutas y verduras por alimentos con alto contenido en azúcares, un aumento en el consumo de carnes rojas (por lo que aumenta el consumo de grasas saturadas), una disminución de alimentos ricos en fibra y un elevado consumo de bebidas altamente energéticas.

Ante estos cambios, los profesionales de la salud, en especial los nutriólogos, nos sentimos cada vez más comprometidos para ayudar a toda persona a llevar un estilo de vida saludable. Es importante que conozcas y aprendas lo que tu cuerpo necesita para su bien funcionamiento, que aprendas a escoger los alimentos más saludables y a hacer combinaciones que no vas a creer que puedan ser nutritivas y deliciosas a la vez, que puedas tener una buena relación con la comida y que te puedas sentir bien tanto por fuera como por dentro.

Acude con tu nutriólogo ellos son los únicos expertos para ayudarte en este proceso.

*Licenciada en Nutrición por la Universidad Autónoma de Yucatán

Cel: 9991995011

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s