ORGANILLERO

 

FOTO OFIC DE RAUL CATZIM

ORGANILLERO*

(UN OFICIO QUE SE NIEGA A MORIR)

Por: Raúl Catzim Sánchez.

“Ya se va el organillero, nadie sabe a dónde va, dónde guarda su canción. Pobrecito organillero, si el manubrio te cansó, dale vuelta al corazón”.

(Agustín Lara).

Más de cien años vagando por nuestras calles, hombres y mujeres, para darnos un respiro musical. Sus sonidos retumban en las carcomidas paredes de los edificios, tan viejos como sus notas.

Dicen que viajeros venidos de lejanas tierras trajeron tan melodiosos aparatos, los cuales rentaban a los que quisieran ganarse unos reales, y así, con el tiempo, se han convertido en una estampa tan nuestra, que al verlos nos hace evocar aquel México de antaño.

ORGANILLERO 2.1

Hoy, como tesoros nacionales vivientes, lanzan al aire canciones entre el bullicio de la modernidad, a veces desapercibidos, otras con algún escucha que tal vez lleno de nostalgia o romanticismo se detiene un momento para llorar o suspirar por un amor.

Los podemos ver con su organillos a cuestas en los sitios más conocidos de nuestra gran Ciudad de México: Bellas Artes, el Zócalo y en Catedral, ofreciendo, igual que aquellos hace décadas, un vals, un “Viva mi desgracia” y hasta “Las mañanitas” para festejar al ser querido.

Gente humilde y trabajadora que desde quien sabe dónde recorre muchas de las esquinas para brindar a su escaso público ese sonido característico de temas tan conocidos por todos que han sido inmortalizados por compositores, como Agustín Lara, con su canción “El organillero”, o en películas, con el mismo Pedro Infante dando vida a uno de ellos.

ORGANILLERO 3.1

A pesar de ser algo así como una tradición, son personas olvidadas, que sobreviven de las monedas que tengamos a bien darles, con las que han podido dar a sus familias la esperanza de tener un futuro mejor.

Me van a disculpar, seguiré escuchando su música tan peculiar, el organillero toca a vuelta de manivela una melodía que hace rebosar de emoción a mi corazón y me hace recordar a un amor que añoro, que deseo y que no olvido.

ORGANILLERO 4

*El organillero es el ejecutante o manejador del organillo, instrumento reproductor de melodías, las cuales son grabadas en cintas o cilindros de papel o metal por medio de perforaciones.

Difundido inicialmente por el norte de Europa, es actualmente un componente nostálgico de la cultura y sociedad del siglo XIX en varios países, como Alemania, Francia, Suiza, Argentina, Chile y México.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s