ALARMA MUNDIAL

Por: Ana María Ancona Teigell

“Nunca seas maltratado en el silencio.

Nunca te permitas a ti mismo ser una

víctima. No aceptes que nadie defina

tu vida, defínete a ti mismo”.

Tim Fields.

¡Alarmante! la noticia que se está dando en todos los medios de comunicación de que México ya ocupa el primer lugar en Latinoamérica en bullying y primer lugar a nivel mundial en bullying en secundarias.

Esto nos alerta a todos sobre el grave problema social que se está viviendo en el país con respecto a la violencia que sufren nuestros niños y adolescentes en sus centros de estudio. Es un enorme foco rojo para todos los maestros, autoridades y padres de familia, que ya tienen que unirse para frenar esta cultura de violencia que se está incrementando en nuestra sociedad.

¡No es posible que sigan dejándole toda la responsabilidad al gobierno! Ya es hora de que los ciudadanos dejen de quejarse, de guardar silencio y de nada hacer. Está de por medio la vida de sus hijos, su integridad física y psicológica. El mensaje que se está difundiendo en sus entornos es que la violencia es algo normal y natural en la esencia del ser humano, cuando no es así.

“Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), hay 18 millones 781 mil 875 casos de bullying (acoso escolar) en México, es decir: casi 19 millones de los 26 millones de alumnos que tenemos en el país han sufrido algún tipo de violencia en la escuela. Uno de cada seis suicidios en México es provocado por el bullying. Aumentando así el número de suicidios de menores de entre diez y trece años, aunque también se han atendido casos de niños de entre siete y ocho años que han intentado suicidarse por acoso escolar”.

Según estudios del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma de México (UNAM), el 60% de los más de 26 millones de estudiantes de educación básica, ha sufrido bullying.

Estudios realizados por autoridades educativas del país indican que 43.2% del personal docente encuestado (324 directores/as y 1,485 maestros/as) afirma haber detectado casos de bullying, pero el reglamento de la SEP (Secretaría de Educación Pública) les prohíbe cualquier medida. Se reporta el acoso y lo único que pueden hacer es hablar con el alumno, no se le puede correr de clases, quitarle el recreo y menos expulsarlo.

La CNDH (Comisión Nacional de los Derechos Humanos) imparte cursos especiales en planteles educativos para que se conozca, entienda, prevenga y combata este fenómeno. Es grave el problema de violencia, señaló, “ya que trastoca la convivencia escolar, de niños, niñas y jóvenes”.

Se está permeado la violencia como algo normal y natural, los ojos del mundo están sobre México, debido a que los casos de bullying han aumentado peligrosamente, poniendo en riesgo la vida de los niños y jóvenes, induciéndolos al suicidio.

¡No es posible! que la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de Estados Unidos haya reformado una serie de cuentos infantiles para generar interés entre los niños por las armas, con la novedad de que, en las nuevas versiones, los personajes clásicos lleven escopetas y pistolas para defenderse de los malos. Como el cuento de “Caperucita Roja y el Lobo Feroz”, donde tanto Caperucita como la abuelita le apuntan con un rifle al lobo. “Hansel y Gretel” y próximamente “Los Tres Cerditos”.

¡Esto no puede ser! Las conductas violentas se aprenden y la primera oportunidad para aprender a comportarse agresivamente surge en el hogar, observando e imitando la conducta agresiva de los padres, así como de otros familiares o personajes de la TV. Esto ocasiona que los niños desde temprana edad se expresen de forma violenta, aprendan a asociar estímulos agresivos con conductas violentas y a responder con violencia a eventos estresantes o frustraciones.

Tenemos que blindar de amor, comprensión y diálogo en nuestras familias, apoyándonos los unos en los otros y erradicar el maltrato y la violencia intrafamiliar que separa y fragmenta la unión y fomenta la agresión.

Tenemos que saber que los ciudadanos somos los que tenemos la voz y el poder de cambiar esto, hay que tomar acciones colectivas. Como hicieron los habitantes de Cancún a través de Chage.org. Recolectando miles de firmas que impidieron que se construyera el hotel de una firma española en Punta Nizuc. Esto nos enseña que ¡Juntos podemos impulsar el cambio!

Debemos comenzar a tejer corazones entre nosotros, con las ONG, instituciones, redes de ayuda, escuelas, maestros, porque una sociedad unida puede rebasar al poder, un poder que es deficiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s