POR UN BESO

FOTO OFIC DE VANESSA

Por Vanessa Padmir*.-

Dicen que ni el dinero ni el amor se pueden ocultar, por eso esta historia tiene muchos secretos, mas el amor no es uno de ellos.

En aquellos tiempos Ignacio era aún un chamaco, deambulaba con su carrito de paletas por toda la calle de las casas de su pueblo natal. Un día Ignacio la vio por primera vez. Ella preguntó en un incipiente español “¿cuánto cuesta?”.

Él, completamente absorto en su angelical belleza, tomó una paleta y se la entregó sin pronunciar palabra. Ella, sonrojada, contestó “grazie”. La dulzura meliflua de su voz fue suficiente para dejarlo atónito. No entendió las palabras, pero el corazón sí recibió el mensaje.

Durante los siguientes días, Ignacio apresuraba su paso para estar en el mismo lugar a la misma hora; como en un acuerdo tácito, ella aparecía con su sonrisa amplia, él le regalaba un nuevo sabor cada vez.

Pitaya, piña, vainilla o sandía, Marena se fue enamorando de los sabores de México. Ignacio había encontrado en sus paletas una forma única de comunicarse con ella.

Pasaron tardes magníficas caminando por las céntricas calles, sin reparar en la mirada juzgona que les seguían. Conversaban mucho, aunque ninguno de los dos entendía por completo su diálogo.

Marena estaba de paso y segura era la fecha en que ella regresaría a casa. La simple idea les comprimía el corazón. Previo a su partida Ignacio pasó la noche entera creando una paleta nueva, un regalo único que expresara todo su amor sin palabras.

El momento de la despedida llegó, Ignacio puntualmente otorgó su preciada obra. Marena enternecida degustó la paleta, un sólo mordisco la conmovió hasta las lágrimas. Entonces se besaron por primera vez, ella dijo tantas cosas de las que él sólo pudo captar “Bachi”.

Don Ignacio vivió una larga vida, creó su empresa, tuvo ocho hijos y conoció a todos sus nietos. Nunca contó cómo se reencontró con Marena, ni todo lo que sucedió después, pero en su lecho de muerte pidió que sus paletas siguieran conteniendo todo el amor de los besos que siempre le guardó.

*Master Coach en Desarrollo Humano

Blog, cápsulas, radio, medios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s