LA INERCIA DE PERSEGUIR LA CHULETA

 

 

Por Vanessa Padmir

 

En 1996 salió la película Jerry Maguire, que popularizó la frase “show me the money”, uno de muchos films que justifican la intención de conseguir dinero a costa de lo que sea o quien sea. Y no es que sea malo “perseguir la chuleta”, pero quizás le hemos dado al dinero una categoría de “recurso único” para satisfacer nuestros deseos y no es así.

Desde pequeños aprendemos que el dinero es un solucionador. Si tenemos cualquier deseo el dinero puede ser el medio para satisfacerlo, mas si carecemos de él, nos quedaremos con un deseo frustrado ¿Cierto? Eso tal vez, nos ha hecho ingresar a una inercia de perseguir como autómatas el dinero sin cuestionarnos la razón.

Lo que quizás no nos enseñaron es que, además del dinero, existen otros solucionadores que nos pueden ayudar a no ser esclavos, dependientes y rogones del dinero. Imagínate, si el dinero fuera una persona que siempre nos tuviera necesitados de ella, seguramente acabaría por cansarse de esta carga, para mandarnos derechito al diablo. De hecho, eso sucede.

Adicional al dinero, uno de los solucionadores más recurrentes es la creatividad, es decir, la capacidad inherente al ser humano de generar ideas nuevas y hacerlas realidad. Sin embargo, la creatividad no siempre resulta fácil de encontrar, tomemos en cuenta que la señora creatividad está peleada con el señor estrés, cada que aparece uno, se esfuma el otro.

El asunto es que, si pensamos en el dinero como único solucionador, cada que nos decimos la aterradora frase “No tengo dinero”, es como si se prendieran todos nuestros botones rojos de alarma e inevitablemente llega corriendo el señor estrés, por ende la señora creatividad huye. ¿Te parece conocido?

Entonces, ¿qué podemos hacer?…

Número uno, respirar. La respiración lenta, profunda y consciente permite oxigenar el cerebro y reducir los niveles de estrés, así le damos invitación a la creatividad, al mismo tiempo que le damos salida al estrés.

Número dos, preguntar. En lugar de llenarnos con afirmaciones categóricas como “No tengo dinero” podemos hacernos preguntas que inciten a generar ideas, por ejemplo: ¿De qué otra manera puedo satisfacer mi deseo? ¿Cómo sí lo puedo pagar? ¿Cuál sería una mejor forma de obtener lo que quiero? La creatividad es un ejercicio y, como tal, requiere práctica. Probablemente si estás fuera de condición, tus primeras respuestas sean un “no sé”.

No obstante, si insistes lo suficiente, tendrás una sorprendente respuesta creativa. Así comenzamos a preocuparnos menos y ocuparnos más.

Número tres, toma un descanso creativo. Jugar, meditar, distraerse o hacer ejercicio son algunas actividades que también ayudan en la eliminación de estrés. A veces cuando dejas de pensar en un problema, justo se te “prende el foco” con la solución.

Número cuatro, ten una conveniente perspectiva. Ampliemos nuestro panorama; las grandes fortunas no siempre se lograron con dinero, algunas contaron con un gran talento, una gran idea, un gran equipo o una gran negociación y todas ellas tuvieron como requisito indispensable tomar riesgos y vencer miedos.

Número cinco, toma acción. Nada sucede si no das tú el primer paso.

Una de mis prácticas personales para no dejarme llevar por la inercia heredada de perseguir “la chuleta”, es romper mi miedo con algo ridículo que me cause gracia, en este caso es la cara regordeta de Cuba Gooding Jr. exigiéndole a Jerry Maguire “show me the money”.

Así que si me ven riendo frente a un aparador, ya sabrán que estoy buscando un solucionador adicional al dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s