DECLARACION DEL “GUERO” EVIDENCIA LA PARTICIPACIÓN DE MARTÍN ALBERTO SONDA EN EL CRIMEN DE EMMA.

 

 

“No quería herirla… Sólo quería

matarla porque la odiaba”.

Anónimo

 

Ana María Ancona Teigell/

Parte II

 

Antes de comenzar con la confesión de César Rogelio Reyes Barrueta, (a) “El Huero”, quiero que los lectores tengan muy presente que este Juicio Oral está presidido por un juez y dos juezas. No hay que perderlas de vista a las juezas; Lic. María del Socorro Tamayo Aranda y Lic. Verónica del Jesús Burgos Pérez, porque ellas van a ser el parteaguas que nos indicarán si defienden a su género o lo condenan, ya que la confesión de “El Huero” señala como culpables a Martín Alberto Medina Sonda como autor intelectual, siendo sus complices; Juan Ramón Moreno Hernández, (a) “El Cachorro”, y yo. A Omar Miguel López Tobilla y Jonathan Mezquita Avalos, estos dos últimos, identificados por él como los asesinos materiales.

El viernes 23 de febrero del 2018 a las 9:58 a.m., el Juicio Oral comenzó. Los jueces salieron de la sala y fueron donde se encontraba “El Huero”, ya que siendo testigo protegido no puede estar presente donde está el público. Por lo que su declaración se hizo a través de la pantalla que hay en el recinto, acompañado por los jueces y de espaldas al público.

Él, es el testigo clave y cómplice del artero crimen de Emma Gabriela Molina Canto.

Dice:

“Actualmente me dedico a los bienes raíces, vivo en la ciudad de Texcoco, Estado de México, y en el 2006 conocí a Martín Alberto Medina Sonda, en el Hotel ‘Casa Vieja’ de Polanco, de la Ciudad de México, ya que en ese entonces trabajaba como taxista.

“Con él tiempo, me hago muy amigo de Medina Sonda y conozco a toda su familia; ya que fui su chofer por muchos años. Él comienza a contarme de su triste historia con Emma Gabriela.

“Me decía: ‘es muy terca, muy mala, no me deja ver a mis hijos, no quiere regresar conmigo’. Al ver su sufrimiento y desesperación, siendo yo padre de familia, acepto apoyarlo para fabricarle delitos a Gaby.

“Con la ayuda de su abogado de Mérida, Rafael Acosta Solís, y su hermano Alejandro, le fabrican a Gaby el expediente por el robo de una camioneta, que le había dado el propio Medina Sonda a la madre de sus hijos. Yo fui el que la vendió en 100,000 pesos y, como necesitaba dinero, me dijo que me quedara con el efectivo de la venta.

“Con mi trabajo de chofer, yo le iba pagando. Cuando llegué a darle 40,000 pesos, me dijo que mi deuda ya estaba saldada y que me quedara con el resto del dinero. Eso me orilló a que quisiera seguir ayudándolo.

“Cuando Gaby es detenida el 25 de mayo del 2012, aquí en Mérida y llevada presa al penal de Tabasco, Medina Sonda, se lleva a sus hijos y les consigo un departamento en el D.F., siendo los abuelos paternos los que cuidaban de los niños, ya que Medina Sonda viajaba mucho a Tabasco y Cancún.

“También es propietario de un departamento en Houston, Texas, donde se llevó por un tiempo a sus hijos, con toda su familia.

“Como la madre de sus hijos salió libre el 29 de septiembre del 2012 y fue llevada a un refugio de resguardo, me pide que busque a un licenciado para fabricarle otro delito y puedan sacarla de su madriguera. Entonces contacto a la Lic. Dulce Mayorca, por 300,000 para que le fabrique a Gaby y su madre el delito de clonación de tarjetas, en Guadalajara, Jalisco.

“La señora Ligia Lugo Canto es detenida aquí en Mérida ese mismo año y llevada al penal de alta seguridad de Puente Grande, en Jalisco. No pude dar con el paradero de Gaby.

“En el 2013 se va de México y le rento un departamento en Puebla, donde se queda con sus hijos y sus padres. En mayo o abril del 2014 se va a vivir a Cancún y es detenido por la PGR de México, acusado de sustracción de menores, ya que estos estaban en Alerta Ámber y son llevados a Mérida y devueltos a su madre.

“Me pide que contrate a un investigador privado de nombre César Núñez, para poder ubicar a Emma Gabriela. En octubre de ese mismo año, es detenido por autoridades de Tabasco y trasladado al penal de ese estado por un millonario fraude al erario de Tabasco, en complicidad con el gobernador Granier y su secretario de finanzas Sáinz Pineda, por lo que dejo de ver a Medina Sonda, durante cuatro meses.

“En mayo del 2015, Medina Sonda comienza a llamarme tres veces por semana a mi celular, lo hacía desde cinco números diferentes. Pregunto: ¿Quién le daba los celulares, si todos sabemos que en las cárceles no pueden tener celulares?

“Me hablaba de sus hijos, que estaba preocupado por ellos, que su madre no los trataba bien, que tenían necesidades económicas y que emocionalmente estaban mal. Me pide que vaya a visitarlo a la cárcel, yo le digo que no quiero tener problemas de que me vean entrando y me responde que no me preocupe, que hay una autoridad (Garibaldi), que está coludido con él y que no iba a haber registro de mi visita, por lo que voy a verlo en los meses de julio y agosto del 2016, para consolarlo y darle ánimos.

“Al entrar a su celda, vi los celulares, una tablet, una laptop, un televisor y un USB. Me pasaba de cinco a seis horas platicando con él. Ahí me pide que vaya a Mérida, para saber de sus hijos y ubicar a Gaby y a su mamá, porque eran peligrosas. Me entrega 30,000 pesos y me pide que contrate a otro investigador. Me voy a Mérida, llego a un hotel del centro y comienzo a buscar a sus hijos sin dar con su paradero. Me regreso a Tabasco sin haber contactado a ningún investigador porque ninguno me inspiró confianza.

“En octubre del 2016 regreso a Mérida. Siempre llegaba en avión y me transportaba en un taxi, ya que el chofer me conocía y le tenía confianza. Me llega la información de que una de las hijas de Medina Sonda estudiaba en la escuela Vadillo. En la mañana me quedo esperando a que salgan los alumnos, pero no la veo, por lo que regreso en la tarde y a la salida ubico a la hija mayor de Gaby.

“La niña, cuando me vio se sorprendió, pero no me acerqué a ella. Se subió a una combi y le pedí al chofer del taxi que la siguiera. Mariana se bajó en una casa de color verde. Anoté la dirección y tomé fotos de la ubicación de los menores. Le aviso a Medina Sonda que ya tengo la información y semanas después me pide que le lleve todo lo recabado.

“En noviembre del 2016, lo voy a ver y le entrego toda la información. Él me cuenta que está en la cárcel por culpa de Gaby, que quería verlo en la cárcel y que no le dejaba otra opción. Que conocía a una persona que iba a poner fin a lo de Gaby; darle un susto, un estate quieta y matarla. Le dio mi número a una persona que llamaba ‘Cachorro’. Éste se comunica conmigo y en enero del 2017 lo conozco en Mérida, en el Hotel del Alba donde estaba hospedado y lo llevo en un coche Nisán Versa, color vino, que había rentado para ver la casa donde vivía Gaby.

“El 26 de marzo del 2017 le entrego a ‘Cachorro 60,000 pesos que iba a darles a los que iban a matar a Gaby. Pasamos a buscar a Jonathan y Oscar´. ‘Cachorro’ se molesta porque compraron cocaína. Se van a la casa de Gaby, se baja con ellos, la identifican y se vuelven a subir”.

Se le pide al “Huero” que identifique a los que fueron con él y “El Cachorro” a la casa de Gaby, y señala a los acusados que están sentados, uno a la izquierda y otro a la derecha del Lic. Dorantes, su defensor. Insiste en que él nunca tuvo comunicación con los homicidas intelectuales.

“El lunes 27 de marzo del 2017, me voy a México, llego como a las cuatro de la tarde y al poco tiempo me llama ‘El Cachorro’, para decirme que todo se había salido de las manos, que se había vuelto un desmadre y que habían agarrado a Jonathan y Oscar. Llego a mi casa, enciendo la tele y en las noticias me entero que habían matado a Gaby.

“Aunque ‘El Cachorro’ me pide ayuda, porque los homicidas van a confesar y nos van a involucrar, nunca vuelvo a hablar con Medina Sonda y (a) ‘El Cachorro’. Poco tiempo después me detienen”.

A las 12:30 del día nos sacan de la sala, ya que (a) “El Huero”, tiene que entrar a ésta, para describir documentos firmados por él como: “depósitos de dinero en bancos, la renta del coche, el hospedaje en el hotel y más”.

A las 2:25 p.m. volvemos a entrar.

Antes de terminar “El Huero” dice que está arrepentido de lo que hizo, que está enfermo, que quiere que se aclare todo porque no puede vivir tranquilo y que teme por su vida.

Quiero aclarar que su confesión fue fluida, nunca titubeó, ni se quedó callado o pensando ante las preguntas que le hacían. Su declaración fue concisa y precisa. Y, gracias a Dios, el audio estuvo perfecto, se escuchaba muy claramente.

Esta declaración no deja duda alguna de todos los involucrados en el homicidio-feminicidio de Gaby. Por lo que esperamos que se haga justicia y que se les den las penas máximas a estos delincuentes, que no valoran ni respetan la vida humana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s