FIBROMIALGIA, LA ENFERMEDAD INVISIBLE

 

 

 

POR EL GRUPO DE APOYO “SIMPLEMENTE FIBROMIALGIA”

 

¡Hola!, me llamo Betty y tengo 6 años diagnosticada con fibromialgia. He aprendido a vivir con el dolor como una compañera inseparable las 24 horas del día, aceptar que mi enfermedad no tiene cura, que los tratamientos sólo mitigan el dolor, no lo quitan, pero también he aprendido a valorar la vida.

 

Es difícil vivir con esta dolorosa compañera pero no imposible; sentir la incomprensión de nuestra familia, amigos o pareja, enfrentar su incredulidad y ser tachadas de hipocondriacas o flojas, cuando el dolor nos impide levantarnos para cumplir con nuestras obligaciones familiares.

 

Estoy convencida que la información es fundamental para el enfermo y sus familiares, para la comunidad que los rodea y en general para toda la sociedad.

 

¿Qué es la fibromialgia?

 

La palabra fibromialgia (FM) significa dolor en los músculos y el tejido fibroso (ligamentos y tendones).

La enfermedad se caracteriza por un dolor muscular crónico de origen desconocido, acompañado de sensación de fatiga y otros síntomas.

Las personas que sufren esta condición sienten “puntos sensibles” en el cuerpo. Estos puntos se encuentran en el cuello, hombros, espalda, cadera, brazos y piernas. Estos puntos duelen cuando se los presiona.

Requiere diagnóstico médico.

Los síntomas más comunes son la sensibilidad y el dolor muscular generalizados.

 

Las personas pueden sufrir:

 

– Áreas de dolor: músculos, abdomen, cuello o espalda.

 

– Tipos de dolor: agudo, general, crónico o intenso.

 

– Circunstancias en que se presenta el dolor: por la noche, o generalmente durante el día y las 24 horas del día.

 

– Gastrointestinales: estreñimiento, exceso de gases o nausea.

 

– Todo el cuerpo: fatiga malestar o sensación de cansancio.

 

– Muscular: sensibilidad muscular, dolor muscular de aparición tardía o espasmos musculares.

 

– Sensitivo: hormigueo, sensibilidad al dolor o sensibilidad al frio.

 

– Estado de ánimo: nerviosismo, altibajos emocionales o ansiedad.

 

– Sueño: dificultad para quedarse dormido o trastornos del sueño.

 

– Cognitivos: falta de concentración u olvido.

 

– Mano: hormigueo o sensación de frio.

 

– También comunes: articulación rígida, depresión, dolor de cabeza, hormigueo en los pies, irritabilidad o menstruación dolorosa.

 

Causas

 

No se conoce la causa de esta alteración, pero se piensa que hay muchos factores implicados. Hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de procesos identificables, como puede ser una infección bacteriana o viral, un accidente de automóvil o en otros casos aparecer después de que otra enfermedad conocida que limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.)

 

Estos agentes desencadenantes no parecen causar la enfermedad, sino que lo que probablemente hacen es despertarla en una persona que ya tiene una anomalía oculta en la regulación de su capacidad de respuesta a determinados estímulos.

 

Diagnostico

 

La fibromialgia se reconoce como un síndrome, lo que significa que el reumatólogo la identifica cuando encuentra en una persona determinada unas alteraciones que concuerdan con las que han sido previamente fijadas por expertos para su diagnóstico.

 

La enfermedad no tiene curación definitiva. El objetivo del tratamiento es minimizar el dolor y tratar los síntomas acompañantes, para conseguir una gran mejoría en la calidad de vida de las personas con fibromialgia.

 

Cualquiera puede tenerla, pero es más común en las mujeres de mediana edad. La fibromialgia también puede afectar a niños, ancianos y hombres. Las personas con artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes tienen mayores probabilidades de desarrollar fibromialgia.

 

Dormir suficiente, llevar una dieta saludable y hacer ejercicio también puede ayudar.

 

El nombre de fibromialgia se deriva de “fibro”, o tejidos fibrosos (tales como tendones y ligamentos), “míos” o músculos, y “algia”, que significa dolor. Aunque se llamó fibrositosis por muchos años.

 

No obstante que muchos médicos desmienten que esta enfermedad es incapacitante, sí lo es, ya que muchas veces el dolor es tan severo que impide realizar las labores diarias del hogar, y en muchos países se ha ganado la batalla para que las personas que la padecen dejen de trabajar y se les pensione.

 

Esta información es con el afán de hacer llegar a las personas el conocimiento del calvario que muchos sufren todos los días y cada hora.

También es con el fin que las autoridades, de salud o alguna otra institución, vuelvan los ojos a quienes la padecen, y puedan aportar ayuda de una u otra forma, para que sea reconocida como una enfermedad que provoca discapacidad.

 

Que pueda haber un fondo de ayuda, ya sea económico o de medicamentos, ya que estos son demasiado caros y hay personas de escasos recursos que no tienen acceso a servicios de salud y no pueden pagar una consulta o la compra de los fármacos necesarios para el tratamiento.

 

Esta enfermedad debe ser tratada en conjunto por un médico reumatólogo, un psiquiatra, un médico familiar y un neurólogo o en una clínica del dolor.

 

Si usted padece alguno de estos síntomas, no dude en acudir a su médico, o solicitar información al grupo de apoya, a los siguientes números:

 

Gloria García Sosa 9999477653

Beatriz Sosa  9991193785

Virginia Castillo Rodríguez  9995068598

simplementefibromialgiayucatan@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s