PRESENTACIÓN DE PRUEBAS DEL HOMICIDIO DE GABY

 

(Parte II)

 

“Un asesinato es un caso vulgar, un hecho

más o menos vivo de bestialidad, de

ferocidad”.

Enrique López Albújar

 

Por Ana María Ancona Teigell

 

Ayer fue un día muy, muy cansado, estuvimos de 10:00 a.m. a 8:00 p.m. en el proceso de presentación de pruebas, del caso Emma Gabriela Molina Canto.

 

Al inicio, como lo dije en el artículo anterior, entramos y la pantalla de 32 pulgadas ya estaba encendida y con dos muñequitos del otro lado (creo, Medina Sonda y un abogado).

La transmisión sigue siendo deficiente, así como el audio.

 

La audiencia intermedia, programada en el caso de feminicidio, que se le atribuye a Medina Sonda, se suspendió, hasta que el Tribunal Colegiado resuelva sobre la revisión del amparo negado al feminicida Medina Sonda (preso en la cárcel de Tabasco), contra el auto de vinculación a proceso, dentro del juicio que se le sigue como autor intelectual del asesinato, por lo que enfrenta una sanción penal de hasta 50 años de prisión.

 

Con la ausencia de Medina Sonda, la audiencia, se llevó a cabo en la sala 2 del Centro de Justicia Oral de Mérida, presidida por el Juez, Lic. Luis Edwin Mugarte.

 

A las 12:10 entraron los asesinos muy sonrientes y se sentaron junto a su abogado David Dorantes. Con gran cinismo declararon que no sabían de qué se les estaba acusando, que ellos no habían matado a Gaby, que no conocen a Medina Sonda, que se declararon culpables bajo tortura, a pesar de que durante todo el proceso se les vinculó con Medina Sonda y hay numerosos testigos de este artero crimen, que dejó en la orfandad a tres menores de edad.

 

Negaron conocer a Juan Ramón Moreno Hernández, (a) “El Cachorro”, y a César Rogelio Reyes Barrueta, (a) “El Huero”, quienes los contrataron para matar a Gaby. Negaron haber estado en Mérida, Yucatán, antes, cuando vinieron con los ya mencionados, para conocer a la víctima y saber la ubicación de su casa.

 

Por su parte, el abogado David Dorantes pidió que la Fiscalía, como los abogados de Gaby, precise, cuál fue la participación de cada uno de ellos en el homicidio. Es decir: “Qué expliquen quién de ellos la inmovilizó, quién la apuñaló y cuántas puñaladas le dio cada uno.

 

“Que demuestren que tenían en su posesión cuatro bolsitas de cocaína y portaban armas e instrumentos prohibidos. Que, aunque Fiscalía lo niegue, sí fueron torturados cuando los detuvieron con lujo de violencia en el cuarto de su hotel, fueron inmovilizados contra la pared y recibieron descargas eléctricas en las piernas”.

 

¡ALGO INAUDITO!, ya que todos sabemos que los detuvieron en la calle, cuando abordaban un taxi, gracias a dos personas que al escuchar los gritos de Gaby corrieron hacia ella y la vieron tirada en un charco de sangre, y al darse cuenta que los asesinos corrían, se montaron en su bicicleta para perseguirlos, dieron aviso a la policía y se les detuvo.

 

El Lic. Dorantes no deja de decir que es impertinente que acusen de homicidio calificado a sus defendidos, que todas las pruebas que presenta Fiscalía son impertinentes, y que no hubo ningún tipo de violencia, por parte de los asesinos.

Pregunto: “Matar a puñaladas a una mujer, ¿no es un acto violento?”

 

El Lic. Dorantes le dice al juez que se están vulnerando todos los derechos de sus defendidos y los está dejando en total indefensión, porque se confesaron culpables bajo tortura. A lo que el juez, Lic. Luis Edwin Mugarte, le cuestiona si el perito que hizo el estudio psicológico de los asesinos habla de tortura. El Lic. Dorantes revisa, lee y no hay ninguna declaración de tortura.

 

¡EL HOMICIDIO DE GABY SE HIZO CON PREMEDITACIÓN, ALEVOSÍA Y VENTAJA!

 

La madre de Gaby, doña Tere Canto Lugo, en una ocasión le pide al juez que por favor el Lic. Dorantes deje de decir el nombre de su hija, ya que su identidad es reservada. Hay que aclarar que a las audiencias que he ido, sólo se dicen las iniciales de los acusados y de las víctimas, nunca sus nombres.

 

Sin quitarles la mirada de encima, a la 1:15 los asesinos hablan entre ellos y sonríen. En esta ocasión sus sonrisas fueron desapareciendo según iba pasando el tiempo, ya que el juez admite todas las pruebas a favor de Gaby, al no poder demostrar el Lic. Dorantes, la no intervención de sus defendidos en el homicidio.

 

En el transcurso de la audiencia, tanto los fiscales, asesores y víctima indirecta, como los propios detenidos y la defensa, afirmaron que no existe la posibilidad de una salida alterna, por lo que se irán a juicio y ahí se desahogarán las más de cien pruebas ofertadas por la Fiscalía, la defensa y coadyuvancia, como también las testimoniales, periciales, documentales y más.

 

Antes de terminar, quiero decir que el juez, Lic. Luis Edwin Mugarte, es una luz de esperanza para que en nuestro Estado se haga justicia. Todo mi respeto y admiración hacia esta autoridad, que tiene un amplio conocimiento de las leyes y los artículos Penales y Constitucionales. Por su seriedad para llevar este caso, su compromiso con la sociedad y las víctimas, para que todo se lleve conforme a derecho y dentro del margen que marca la ley.

 

Y, como siempre, mi gran respeto y admiración hacia esta madre y abuela, doña Tere Canto Lugo, que estuvo sentada, como toda una dama, sin moverse, casi diez horas, escuchando toda la audiencia.

 

Esta mujer se merece: “¡JUSTICIA PARA SU HIJA, SUS NIETOS Y SU FAMILIA!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s