FUI YO

 

 

Cuento por Ana Leticia Menéndez Molina/

 

“Y el vuelo de Ana trae cuatro horas de retraso, tendré que esperar. Si quieres mejor te vas, no quiero que Norberto te vea conmigo, él está ya en el estacionamiento, casi por llegar, tampoco quiero que te vea Ana, cuando menos no por ahora…”.

Ésta era mi plática con Andrea, una amiga de hace mucho tiempo, quien en este momento tiene una relación con Norberto. Ana es la hija de Norberto con Sofía, su primera esposa, y ahora llegará a pasar el mes de vacaciones.

Para Andrea esta situación la altera mucho, ya que a ella no le gusta que venga Ana y por eso me invita y me llama. A mí me fascina, yo la conocí de recién nacida. Sofía, su madre, era mi amiga. Decidí retirarme y dejarla con sus historias. Además yo me apresuraré para coincidir con Norberto en el estacionamiento.

Al salir del aeropuerto, miré hacia atrás y vi a Norberto en el estacionamiento, ese era el momento de acercarme a él.

–¡Hola mi amor! ¿Cómo estás?

–Muy cansado y algo molesto, estará Ana todo el mes. Hace dos años que no nos vemos, yo sé que en Rusia la vida es muy liberal, pero no sé cómo tome que esté viviendo con Andrea, nunca le gustó mi relación con ella. Ana, a pesar de tener 11 años es muy madura, pero no sé qué le ha dicho Sofía. Esto agranda mi mal humor, por otro lado Andrea y tú.

–Pero, ¿cuál es tu preocupación?

–Pues estoy teniendo problemas con Andrea. Quiere que yo lleve a Ana a un curso de verano, y discutimos por todo. Me siento irritado, todo me pesa, cada día peleamos más y no me concentro, ya no puedo amarla… ahora te deseo más a ti, pienso más en ti. ¿Ves?, ahora mismo te deseo… Ven, vamos a mi coche, o no, espera, tenemos más de cuatro horas, vayamos al Hotel Vives, está en la otra entrada del aeropuerto.

–¿Deseas tenerme ahora? –le dije irónicamente.

–Sí –me respondió.

Acepté, y me alejé…

–Nos vemos a la entrada del hotel…

Siento que me ama y me prefiere más, pero yo sólo lo uso, a mí ya no me interesa Norberto…

Estuvimos juntos casi las cuatro horas, nos amamos, ya imagino a Andrea esperando a Norberto.

Al salir del hotel regresé al aeropuerto, sólo era para verle la cara a Andrea, pero ya estaba Ana, recién bajada de Moscú, hablando en ruso.

–¡Ana, qué hermosa te ves! Y ya dominas el idioma, ¡qué lindo se oye!

Se acerca a mí y me saluda, siempre me ha llamado tía. Y pude ver los celos de Andrea.

–No te enceles mi reina –le dije al oído–, nos vemos en la noche.

Andrea asintió con la cabeza y me dijo:

–Será mañana en mi casa, a las 8:00 pm. Norberto llevará a Ana a la cena a casa de los abuelos.

Me despedí y le di un muñeco de peluche a Ana.

Al llegar a casa de Andrea, vi a Norberto salir con Ana, se iban a casa de los abuelos.

Entré sin hacer nada de ruido, y ya me esperaba Andrea en la cama, como me gusta, a sus 39 años conserva muy delineada la cintura, me excitan sus caderas y su hermosa sonrisa me desarma. Ella es hermosa, tan linda, muy sensual.

Nos amamos, la deseo más que a Norberto. No sentí el paso del tiempo, me quedé dormida.

Un violento ruido, el sonido de un disparo me despertó. Era Norberto, las llaves estaban pegadas a la puerta, yo las había olvidado con las prisas.

Descubrió a su mujer con otra persona… sacó una pistola del cajón, y le disparó, se volteó y también acabó con su vida.

Todo quedó en silencio.

Ana no regresó a Moscú, se quedó en casa de los abuelos, yo me hice cargo de ella, al fin, yo nunca tuve hijos. Los abuelos siempre me vieron con buenos ojos, porque me llevaba con la madre de Ana y con Norberto.

Hoy Ana cumple 15 años. Pasaré por ella y vamos a llevar flores a las tumbas.

Creo que fue lo mejor que me ha pasado. Tengo hija y a los abuelos los tomé como padres. Al final Norberto me resolvió la vida favorablemente.

 

Cada año que vamos a las tumbas, Ana me pide que le platique y le cuento los hechos, le detallo todo, cada vez le repito lo mismo, sin omitir nada, recuerdo el ruido, el número de balas, no siento nada, ni lástima por Norberto. Miro al infinito, pero nunca le he dicho que la otra persona que estaba en la cama con Andrea fui yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s