ESTOS DÍAS

 

 

 

Por José Salatiel Tec/

 

Salgo, amor, de un bosque de palabras,

de un montón de hojas

que destilan la sangre de los días,

gastándome de pie, dormido

como tren de sueño largo.

 

Mientras en otro continente

se desata la guerra fría,

pero tiene cuchillos invisibles,

que, nos guste o no, nos agreden.

 

Ya no es posible contar con los dedos

los fusiles. Las palomas se olvidaron

fríamente del aire.

Ahora duermen bajo tierra.

 

Son sigilosos los caminos.

Las cosas se dicen en voz baja.

 

Hoy la luna cambia de dueño,

los árboles tienen policías,

los cielos tienen ojos

y las olas nos vigilan.

 

Los peces tienen sueños venenosos,

navegan las voces sobre el aire

y cabalgan las letras sobre el viento.

 

De pronto cambió el origen de las nubes;

la lluvia ya no es la misma.

Y tú y yo no podemos caminar

sin olvidarnos del fuego.

 

¿Cómo vamos a sobrellevar estos días?

¿Hacer como si no pasara nada?

¿Preocuparnos y morir repentinamente?

¿O pelear como un rinoceronte?

 

Salgo de estas cosas sin sangre,

voy con fuerza hacia tus brazos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s