LOS DILEMAS DE MEAD.

Raúl R. Dzul Paredes.

1.-El destape de José Antonio Meade, por lo pronto como precandidato del PRI a la Presidencia de la República, ha tenido como divisa su honestidad y su capacidad. La primera virtud, sustentada en el hecho de que no se ha visto involucrado en algún tema de corrupción destacado, pues entre sus compañeros aspirantes prácticamente nadie se salva de este tipo de cuestionamiento. Y la segunda cualidad, en su trayectoria académica y carrera administrativa.

2.-Su nula carrera política-partidista no sólo se ha soslayado sino incluso se ha aceptado explícitamente como otra virtud, quizá en un reconocimiento tácito de la tara que representa el desprestigio y la molestia social en contra del partido, cuya cúpula, por lo pronto, lo acoge como su abanderado. Y sin mucha sorpresa sus bases harán lo propio partiendo de la disciplina que han reforzado en la medida que el partido ha reducido su tamaño.

3.-Ademas es poco probable una rebelión importante en razón de la escasa convocatoria que venían demostrando los aspirantes. Las encuestas reflejaban no la popularidad de los mismos sino sólo el grado de su exposición mediática. Osorio Chong es el claro ejemplo de ello; muy conocido pero no por lo mismo igual de popular. Vaya, ni la principal “rebelde”, como le gusta autonombrarse a la ex gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, ha expresado ya no digamos su inconformidad sino tan sólo su opinión.

4.-El impulso que supone su asunción ha significado, si nos atenemos a la encuesta del diario Reforma, unos cuantos puntos valiosos, que de todas maneras sólo le alcanzan para técnicamente empatar al hipotético candidato del PAN y su Frente Amplio, pero desde luego muy lejos del puntero de la contienda, AMLO, de la alianza MORENA-PT.

5.-Sus virtudes personales han sido fácilmente cuestionadas, porque a fin de cuentas, siendo de índole justamente personal, cuando se le pone en el terreno de lo público, dichas cualidades tienen significados diferentes.

6.-Por ejemplo, en política se suele reconocer como sinónimo de ético la responsabilidad. Así no basta que en lo personal uno no se apropie de un bien público, pues también debe en su caso cuidar que ese bien público se utilice para lo que se ha destinado. He aquí la razón que le recuerden un rosario de hechos cuestionables que el precandidato supuestamente permitió cuando era tanto Secretario de Hacienda como de la SEDESOL (los millones a Josefina Vásquez Mota y la llamada estafa maestra, entre otros).

7.-Respecto a sus credenciales académicas y trayectoria en la administración pública, como cualquier evaluación, se califican en el terreno de los hechos. Y lo menos que tendrá que enfrentar son sus supuestos logros, como la estabilidad macroeconómica del país frente a la desestabilidad económica de los ciudadanos, es decir su pérdida de poder adquisitivo correlacionado con los gasolinazos, incremento de la energía eléctrica, menor cubertura relativa de los servicios educativos, de salud, etc.

8.-El candidato Meade ¿tendrá una estrategia para que cuando menos en el discurso se deslinde de Peña Nieto? Algo así como lo que hizo Luis Donaldo Colosio cuando se alejó de Carlos Salinas. Quizá la pregunta tendría que ser si tiene dicha lectura del partido que representa o de plano piensa que efectivamente la corrupción o la pobreza no son problemas.

Pronto se verá cuál será su estrategia. Y falta el destape del colorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s