INFIDELIDAD NUNCA ES UN PROBLEMA

Soñar-con-infidelidad

Vanessa Padmir

 

No sólo es la humillación de que “todo mundo lo sabe menos yo”, también es la insolente comparación “ella es más joven o más bonita” y por supuesto el doloroso ataque de constantes auto-preguntas, “¿qué se hace en estos casos?”. Al parecer nadie puede entender a quienes viven el drama de la infidelidad, todos los llenamos de opiniones que únicamente les confunden más.

 

Así que vayamos al principio: la infidelidad no ha sido un temor social siempre, pues diversas culturas hacían de la poligamia un modus vivendi natural aceptado por hombres y mujeres. Entonces, ¿desde cuándo será que la infidelidad comienza a ser un “issue” suficiente para causar verdaderas guerras y tragedias en las familias, dejando hondas heridas en los participantes y demás involucrados?

 

La infidelidad en tiempos modernos a más de uno le quita el sueño: ¿Cuánta energía le dedicamos los seres humanos a pensar sobre la infidelidad? ¿Que si el amor eterno no existe?, ¿Que si la monogamia es imposible en el mundo natural donde los animales son polígamos? ¿Que si el deseo se apaga con los años?, etcétera.

 

O más aún, llevamos estos pensamientos a la acción: revisamos su teléfono celular o sus redes sociales, hacemos tácticas, llamamos a mitad de una junta de trabajo nocturna o caemos de “sorpresa”.

 

La infidelidad no es más que un síntoma, como la fiebre, el cuerpo eleva la temperatura para crear un medio hostil ante un virus; esto da señal de que algo extraño está en el cuerpo y requiere atención inmediata. Entonces eso es la infidelidad, la señal de que algo enfermo está en la relación, que requiere esa atención inmediata o de lo contrario la relación podría agravarse y hasta morir. Sería inútil atacar la fiebre, cuando en realidad lo que debemos atacar es el virus.

 

Tal vez ya lo has vivido o quizás sólo te lo imagines, pero una de las primeras sensaciones que aparecen cuando somos engañados es que nos han cambiado por otra persona. Así empezamos a compararnos, e incluso competimos, ese es el punto medular de nuestro temor: el que seamos reemplazados por alguien “mejor” porque en nuestra concepción lógica nadie cambiaría algo propio por algo peor.

 

¿Qué hacer ante una infidelidad?

 

Entender que no somos ni mejor ni peor que nadie, que cada uno de nosotros tiene un lugar único e irremplazable y ese lugar es el que nos generamos a partir de nuestras acciones.

 

Asumir nuestra responsabilidad, si fuimos infieles o nos fueron infieles, hicimos o dejamos de hacer algo en nuestra relación para que eso sucediera. Echar culpas a los demás sólo alentará el proceso de sanación y aprendizaje.

 

Preguntarnos qué es lo que queremos, pues la infidelidad es señal clara de que estamos en una relación que no nos gusta.

 

Platicar con la pareja, exponer qué queremos y escuchar qué quiere la otra parte. Si ambos desean lo mismo llegarán a un mejor acuerdo y por ende a una mejor relación. De lo contrario, cerrar el ciclo en paz.

Recurrir a ayuda profesional, un coach o terapeuta.

 

Qué nunca hacer ante una infidelidad

1.- Compararnos, llenar nuestra cabeza de cuestiones que están relacionadas con una tercera persona.

2.- Entrar en chismes. Si no nos consta, mejor no escucharlo.

3.-Guardar silencio por pena o miedo.

4.- Esperar a que las cosas mejoren por sí solas.

5.- Atender los consejos de los demás en lugar de acudir con un profesional.

 

Al final la decisión es sólo tuya, bien puedes hacer de la infidelidad un problema o puedes hacer de ella un regalo de vida. ¿Cómo? aprovechando la infidelidad para entenderte mejor, tener claro qué es lo que quieres y qué es lo que no quieres.

 

Normalmente nos negamos a ver lo que nos duele, y así podemos pasar años auto-engañándonos o diciéndonos que todo está bien pero sabiendo que no lo está. Si la infidelidad existe, también existe la insatisfacción. La infidelidad grita que los que la viven no son felices; si la reconocemos, estaremos en la mejor posición de cambiar nuestra relación por una mejor pareja o por una mejor relación.

 

 

*

Master Coach en Desarrollo Humano

Blog, cápsulas, radio, medios

www.vanessapadmir.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s