MEJORAR EL TRANSPORTE, TAREA DE TODOS

Por Luis Chay Chuil.


“Gallina que come huevo, aunque…” ¿Conoce este dicho popular? Quiero referirlo por la infinidad de promesas que se han hecho respecto a la mejora en el servicio en el transporte en la ciudad. Se han tardado demasiado y sólo se habla de eso cuando se busca un aumento en el costo de pasajes, pues muchos vicios han echado raíces entre los operadores de los autobuses.
Hay excepciones, pero en general el trato que los operadores dan a los usuarios es decepcionante. Tampoco hay que cerrar los ojos ante actitudes de algunos pasajeros, pero aquí no se trata de ver qué o quién fue primero, sino aportar para encontrar remedio a un mal tan común que parece gozar de la indiferencia de todos.
Incluso choferes de combis dicen procurar un trato más cortés a sus usuarios, pero no se nota mucho. Lo digo porque todos los días uso el transporte público, así que no hablo desde la comodidad de un vehículo con clima y ya sé incluso, por mi rumbo, por quién los chafiretes harán coraje o a quiénes no darán parada.
Es difícil que en ocho horas un chofer saque para el dueño del vehículo, el combustible, para él, su torta, botanitas, refresco, agua y “cuotas” para alguno que otro que se haga de la vista gorda en el trayecto para que todo transcurra bien, sin olvidar para la casa chica.
En una jornada plagada de esas cosas es difícil que lo primero que tengan en mente sea el buen trato que deben a los usuarios. Están más pendiente de no pasarse del horario de su recorrido y juntar la cantidad que requieren para que les resulte.
Cuando uno se acerca a las personas espera atención, comprensión y respeto. En medio de las prisas y preocupaciones gana el egoísmo y se olvida que los demás también son importantes.
Si en este devenir cotidiano uno se pusiera en el lugar del otro, se recuperaría el interés en las personas con las que se interactúa todos los días. Se comprenderían los sentimientos, las actitudes, las circunstancias que afectan a los otros en un momento determinado.
Que los choferes tengan dinámicas de sensibilización, es bueno, pero creo que lo que deben hacer es pasar de la teoría a la práctica. Un buen inicio será que, por favor, la música sea de fondo, no escándalo que rompe tímpanos; que respondan a los saludos o agradecimientos que se les dan.
Que a sus prisas antepongan la seguridad de las personas; usen manos libres si saben que reciben llamadas frecuentes; sean los primeros en respetar los señalamientos preventivos; cultiven tolerancia hacia los estudiantes, aunque debe haber reciprocidad; consideren a los de la tercera edad, pues alguna vez fueron a la escuela e igual llegarán a la ancianidad.

Los usuarios, si están acostumbrados a sonreír o a saludar, sigan haciéndolo, eso puede ayudar a cambiar un estado de ánimo.

Autor: adrixnac

¡Amante de la tecnología!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s