EL SEÑOR DON GATO

EL SEÑOR DON GATO
Fábula de: Myrna Cristina Cardoza Leija


Un gato regordete viejo viejo estaba sentado a la orilla de la barda. Era de noche y él miraba pasar a la gente y a los autos, y se regocijaba cuando veía a un perro ladrarle sin poder alcanzarlo.
De repente pasó una gata con unos ojos relumbrosos relumbrosos, meneando su cola tan espumosa.
El gato viejo se asomó, y se asomó tanto que se cayó. Tres costillas se rompió y un bracito todo aguado le quedó.
Pasó varias semanas reponiéndose de los golpes el viejo gato.
Los ratones, al no verlo salir en varios días, hacían sus fiestas todas las noches y cantaban: “¡Qué bueno que se murió el señor Don Gato! Que lo lleven a enterrar, entre cuatro zopilotes y un ratón de sacristán”.
En eso estaban, cuando el gato, ya repuesto de sus heridas, salió y les dio un buen susto, pues no pudo alcanzar a ninguno. Los ratones escondidos y todos blancos de la impresión murmuraban entre sí: “¿Cómo revivió el Señor Don Gato?, con razón dicen que los gatos tienen siete vidas”.
Moraleja: No cantes victoria antes de cerciorarte de que lo que piensas es verdad.

Autor: adrixnac

¡Amante de la tecnología!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s