¿UNA BOLEADA, JOVEN?

¿UNA BOLEADA, JOVEN?
Texto y fotos por: Raúl Catzim Sánchez

Desde muy temprano ya está el periódico en el asiento, y con la pregunta “¿una boleada, joven?” recibes la invitación a disfrutar de un buen rato de esparcimiento en cualquier parque donde se instalan los boleros.
Algunos son conocidos de todos por tener más de cincuenta años dando lustre al calzado. Con ellos puedes hablar de todo, del clima, deportes, política, religión y, por supuesto, de la historia de Yucatán.
Son expertos en dejar tu calzado mejor que nuevo. Primero una lavada con agua jabonosa, luego una buena embadurnada de tinta fuerte, para enseguida aplicar la crema y la grasa, y comienza el atractivo, un trapo alargado y doblado lustra el zapato hasta que rechina de brillo. Pareciera que saben que unos zapatos relucientes y limpios son la mejor carta de presentación.
Es tal la tranquilidad y el relajamiento mientras te bolean los zapatos, que por unos minutos te olvidas del trajín y del calor, y sí te llenas de recuerdos, y sobre todo de agradecimiento por el privilegio de poder disfrutar de una boleada en una de las ciudades más bellas del mundo, Mérida, la de Yucatán.

Autor: adrixnac

¡Amante de la tecnología!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s