EL REPORTE DEL UAY OCH

LA PRECAMPAÑA TRICOLOR A TODO LO QUE DA
La idea de Pablito Gamboa para ganar simpatías entre la gente, eso de repartir maíz, hizo recordar pasajes del folklor en los modos de campaña de antaño, cuando después de la repartición de frijol y maíz usualmente siempre se elegía a uno de los presentes, que invariablemente en maya lanzaba frases como la siguiente: “le pri`jo bey in mama, in tza`ten bu`ul; le pri`jo bey in tata, in tza`ten ixin….” (El PRI es como mi mamá, me da frijol; el PRI es como mi papá, me da maíz…).
Todo un clásico de la ingenuidad y la gratitud de nuestra gente cuando le obsequian algo. Pero no sabemos por qué vemos tan chocante esta forma de hacer campaña.
El que se metió a rapero es Jorge Carlos Ramírez, cuando en una reunión con el Movimiento de Cultura Urbana se le invitó a improvisar y sin mucho pensarlo se aventó un “palomazo” y al ritmo de “Da tu tanda baby”. Tremenda ovación se llevó.

El amigo Libo también estuvo activo explotando su faceta de empresario, como al parecer es su estrategia.
Los demás precandidatos, Víctor Caballero, Mauricio Sahuí, no desaprovechan su esfera institucional bajo la bandera del proyecto del actual gobernador y siguen apareciendo en los medios, mucho más el primero.
LOS DE MORENA HASTA EL 3 DE SEPTIEMBRE
En el Partido de Regeneración Nacional, MORENA, las cosas se van a definir hasta principios de septiembre, y si no hay sorpresas este partido se decidirá por la maestra Alpha Tavera, actual alcaldesa de Valladolid. Algo lógico si pretenden sacar provecho del trabajo de la primera regidora de tal municipio, que después de todo no son tan pocos por esas tierras del oriente del Estado.
SIN MOCHADA NO HAY PARAÍSO
Con mucha esperanza se ha aprobado la Ley del Sistema Anticorrupción de nuestra entidad. Esperanza que ojalá y no se disipe a la hora de operarla en la vida cotidiana. Ello depende de la profundidad de los programas o políticas públicas que el gobierno proponga, y afortunadamente el comité ciudadano que contempla la propia Ley jugaría un papel relevante en su gestión.
Entendemos que programas utilizados en otros lados, como el de “Tolerancia Cero”, bien puede ser un arranque así como la obligación de transparentar los presupuestos que reciben las dependencias, los municipios, etc., etc.
Lo que es un reto es el llamado “moche” o diezmo, que en un tiempo giró en el 10 por ciento del monto de una obra o compra asignada al proveedor, y que en la actualidad se dice que al menos es de un 15 por ciento y hasta un 30 por ciento, según la voracidad o urgencia de hacerse rico de servidor público con poder de decisión.

Como se puede deducir, lo menos que deja de invertirse, por ejemplo en un municipio, se estima en al menos ese 15 por ciento. A ello debe abonarse la mala calidad de las obras, pues los proveedores se consideran al margen de toda supervisión o reclamo al haber pagado impunidad con su moche. Por algo Angélica Araujo hizo caso omiso de la mala calidad de las llamadas lámparas chinas.

Autor: adrixnac

¡Amante de la tecnología!

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s